El mejor tratamiento casero para males del estómago

 El mejor tratamiento casero para males del estómago

La descomposición o desequilibrio en el estómago es una afección que no pocos han padecido, trayendo consigo en la mayoría de los casos lo que científicamente se nombra como “disentería o cólico” y en el argot popular llamamos “diarrea”. La diarrea es extremadamente común a lo largo de la vida de un ser humano. La mayoría de nosotros experimenta al menos un evento de diarrea al año. Felizmente, en la mayoría de los casos, las condiciones diarreicas son auto limitadas y se curan de manera espontánea después de unos días, sin causar inconvenientes.

Sin embargo, a pesar de ser de corta duración y relativamente apacible en la mayoría de los pacientes, tener diarrea durante dos o tres días puede provocar grandes alteraciones en la vida personal, especialmente si se evacua varias veces al día con un breve intervalo de tiempo entre las defecaciones. Además, incluso la diarrea leve puede provocar deshidratación si no se trata apropiadamente. Esto sucede especialmente entre los niños pequeños y las personas de avanzada edad.

La diarrea se puede clasificar según su duración:

  • Agudas: 14 días o menos de duración.
  • Persistente: entre 15 y 30 días de duración.
  • Crónico: más de 30 días de duración.

El tratamiento en el hogar solo es admisible para la diarrea leve o moderada, aguda y no inflamatoria. Cualquier diarrea prolongada, intensa o con sangre que se acompañe de fiebre alta u otros síntomas debe ser evaluada por un médico. Insistir en el tratamiento domiciliario en estas situaciones para este último caso, solo retarda la implementación de un tratamiento eficaz, propiciando la aparición de posibles inconvenientes.

Opciones de tratamiento en el hogar

1. Hidratación

Para cualquier evento de diarrea, el principal tratamiento es la hidratación, debido a que la deshidratación provocada por la pérdida de agua en las heces es la principal causa de complicaciones. Las soluciones que contienen agua, sodio y glucosa son dominantes en relación a las que usan agua pura, porque en la diarrea perdemos no solo agua sino también electrolitos.

Mantenerse hidratado durante un ciclo diarreico es más de la mitad del camino para superar la enfermedad sin complicaciones. En muchos casos, es la única medida necesaria.

Los jugos de frutas, tés y refrescos no son las mejores opciones, pero pueden emplearse en casos de diarrea leve, con poca o ninguna deshidratación. Estos líquidos no son ideales debido a que contienen bajas porciones de sodio y altas cantidades de azúcar, que en algunos casos pueden incluso empeorar la diarrea y causar alteraciones hidrolíticas en la sangre, especialmente si la condición es moderada o severa, y la reposición con estos líquidos es alta.

2. No dejar de alimentarse

Uno de los grandes mitos en relación al tratamiento domiciliario de la diarrea es la orientación a mantener el ayuno o consumir la menor cantidad de comida posible, limitándose a unas galletas saladas y de agua.

Las galletas saladas no tienen nada de malo, incluso son una buena opción para el paciente que también tiene vómitos y no puede consumir los alimentos adecuadamente. Sin embargo, si el paciente tiene apetito, no solo puede, sino que debe intentar mantener una dieta normal, evitando solo grasas, alimentos ricos en azúcar y derivados de la leche (¡la leche materna no es problema!). La comida ayuda a recuperar las células de la pared intestinal que están inflamadas y reduce el tiempo de enfermedad.

3. Lo más recomendado ante un ciclo de diarreas agudas

Algunas buenas opciones alimenticias durante la diarrea son: patatas, pasta (sin salsas grasas), arroz, trigo, avena, galletas saladas, tostadas, plátanos, sopas, verduras cocidas, pollo o pescado a la plancha. En los niños que todavía están amamantando, la leche materna es una excelente forma de hidratación. En los adultos que quieran beber leche, se puede probar la versión sin lactosa.

Se debe evitar la cafeína y el alcohol, ya que pueden agravar la diarrea.

¿Qué no hacer en el tratamiento domiciliario?

Muchos pacientes tienen medicamentos en la farmacia de su casa que inhiben la motilidad intestinal y pueden detener la diarrea. El más famoso de ellos es la loperamida, cuyo nombre comercial más conocido es Imosec.

A pesar de ser un antidiarreico muy eficaz, lo que hace la loperamida, de hecho, no es detener la diarrea, sino prevenir la peristalsis intestinal. Esto significa que el paciente sigue perdiendo líquidos hacia el intestino, con la única diferencia de que las heces líquidas no se eliminan porque el intestino ha dejado de contraerse. La diarrea es «estacionaria», esperando la mejora clínica y la recuperación de la capacidad de los intestinos para reabsorber agua.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *